A esta hermana mía siempre

durmiente entre las espigas

al trocaico ritmo de

sus dedos mi pelo teje

A esta hermana tan querida

joven, joven pero ya

mujer de mi vida eje,

pequeña como la alisma

sus suaves y ágiles ramales

brotan de mi frente sierpe

dos por cada una perdida

como cabezas de la Hidra.

A orillas del Lerna

al pie del tronco anciano,

crecen gruesas como brazo

de hombre mis largas trenzas

y mi hermana; no dos cabos,

sino dos mechones de una

cuerda, crece abrazada a mi

cuello como la blanda yedra

De mí para siempre hermana

cauterizando la herida

se oscurece el espacio

bajo su mano dormida.

A esta hermana mía siempre

creciente entre las espiga

quisiera darle las gracias

por cada trenza tejida.

justine kurland

I

Agnes lleva el vestido rojo que se compró hace dos años conmigo. Se le ha caído un tirante, y está sentada en la mesa de la cocina, bebiendo un vaso de leche.

— Hola — dice.

— ¿Cuándo has llegado? — pregunto — No te he oído entrar.

—…

Me encanta mi cocina, con la mesa de formica en la que mamá y yo nos sentábamos a comer, y el fondo sonoro de la cafetera italiana, y los imanes de resina en la nevera sosteniendo un dibujo que había hecho en clase de Arte. Y la vajilla de flores…

Ya entreves el miedo cual grajo

que gira al viento y se abre,

rompiéndose, paso a paso,

la negra frente y la corona.

Alumbra el invierno tu pecho

yugula el frío tus plumas

nutricia tu boca hambrienta

mi boca hambrienta de tu boca.

Hombre, veo en tus ojos

deseo. En el pico, en las

entrañas; hambre, en tus ojos,

pero es hambre acumulada.

Dejaré un beso a la luz

por si regresas mañana;

tus pétalos negros planean

sobre la lumbre del agua.

Herido por la bota de la nieve

con dos cañones al hombro,

hambre de mi hombre

refluyendo a mi ventana.

Dejé de sentir la necesidad de dormir a los doce años, la misma edad con la que Pío tuvo su primer ataque de sueño en medio de una clase de natación sincronizada.

La monitora se la encontró flotando a la deriva, cabeza abajo, con las trenzas rubias ondeando lánguidamente a…

será la voz de mi abuela lo primero que escuche cuando comience a morir, con la muerte cuando calle mi corazón te seguirá llamando, una dulce melodía que flota sobre la arena. mi abuela y yo, no hay vínculo en el mundo tan especial como el que teníamos ella y…

El tiempo comienza, ya

tic, tac, tic, tac mi lápiz golpea la libreta

«creo que mi corazón es una piedra y esta piedra es un muro

y este muro es un tabique que separa mi cuerpo del mundo

mi cuerpo del tuyo que a la luz de la tarde

parece…

Como un velo de luto riguroso

llevo tu mano flotando a mi espalda

en el camino de regreso la sombra

de tu beso de cerca me amenaza.

No importa si hay banco o no;

basta con tu simple compañía.

El estrecho límite de tus brazos

es terreno de segura acogida.

Sabiéndome querida a tu vera

será esta noche tu abrazo en mi portal

una herida profunda y duradera.

Con la promesa de otra despedida,

te esperaré en mi cama por el rastro

de tu leve caricia adormecida.

LUNA ESQUIMAL

Cobras forma, delgada y retraída
(mejilla, lengua, paladar y dientes)
once sílabas no son suficientes,
niña luminosa de mi retina.

Tu voz secretos del agua aúna 
noche de corriente suave, tu trenza 
al rostro de la tarde de vergüenza 
hace salir sus colores, y la Luna

a la…

sputnikamor

me gusta leer, pintar y escribir :)

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store